En primavera, miles de pajarillos preparan sus nidos y sacan adelante a la nueva generación, pero muchas veces ocurren accidentes y algunos se caen. Los vencejos son muy dados a aparecer en el suelo de nuestro patio y aquí os vamos a contar qué hacer si eso ocurre.

Esta ave es una de las grandes deconocidas de nuestra fauna, aunque son facilísimas de ver. Si estás en España y es entre abril y septiembre, saca la cabeza por la ventana y mira al cielo. Esos pájaros que parecen golondrinas pero son totalmente oscuros y hacen cabriolas imposibles en el cielo de toda la Península Ibérica son en realidad, vencejos.

El vencejo común (apus apus) mide unos 17 cm y tiene una envergadura de 45 cm. Sus alas largas y acabadas en punta, junto a su cola ahorquillada, le hacen tremendamente ágil en vuelo, algo que les es muy útil pues toda su vida la hacen en ese medio.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter